Serie Estela y Samuel
Estela, hada del bosque
Colección: Serie Estela y Samuel

 

 

Autor: Mary-Louise Gay
Il. Mary-Louise Gay
ISBN 980-257-272-1
Rústica, lomo cuadrado
23,5 x 23,5 cm. 32 pgs.

Samuel quiere saber si las hadas son invisibles. Estela, que es algo mayor y más experimentada que él, dice haber visto cientos de hadas. Aunque a Samuel le da susto, Estela lo convence de aventurarse juntos en el bosque para comprobar la existencia de estos seres maravillosos.

Estela, princesa de la noche
Colección: Serie Estela y Samuel

 

 

Autor: Mary-Louise Gay
Il. Mary-Louise Gay
ISBN 980-257-304-3
Rústica, lomo cuadrado
23,5 x 23,5 cm. 32 pgs.

Estela invita a Samuel a acampar afuera una noche. Llevan mantas y linternas y juntos descubren el mundo nocturno. Aunque Samuel siente un poco de susto de la oscuridad y del frío, Estela le explica dónde duerme el sol y dónde vive la luna. Y le muestra las estrellas y la Vía Láctea, como una verdadera princesa de la noche.

Estela, reina de la nieve
Colección: Serie Estela y Samuel

 

Autor: Mary-Louise Gay
Il. Mary-Louise Gay
ISBN 980-257-275-6
Rústica, lomo cuadrado
23,5 x 23,5 cm. 32 pgs.

Samuel nunca ha visto la nieve y, como siempre, tiene un montón de preguntas: ¿Se pueden comer los copos de nieve? ¿Dónde duermen los muñecos de nieve? ¿Cantan los ángeles de nieve? Estela conoce casi todas las respuestas y encantada tratará de mostrarle a Samuel cómo divertirse en un hermoso día nevado.

Buenas noches, Samuel
Colección: Serie Estela y Samuel

 

 

Autor: Mary-Louise Gay
Il. Mary-Louise Gay
ISBN 980-275-296-9
Rústica, lomo cuadrado
20 x 20 cm. 36 pgs.

Samuel no puede dormir. Su perro Fred no está y hay que encontrarlo. Medio dormida, Estela lo ayudará a buscarlo por toda la casa; hasta que finalmente, aparecerá en el lugar más inesperado. ¿Y entonces quién podrá volverse a dormir?

Buenos días, Samuel
Colección: Serie Estela y Samuel

 

 

Autor: Mary-Louise Gay
Il. Mary-Louise Gay
ISBN 980-257-293-4
Rústica, lomo cuadrado
20 x 20 cm. 36 pgs.

Samuel dice que ya es grande, e intentará vestirse solo, tomando un enrevesado camino para hacerlo. Como es costumbre, Estela está allí para ayudar. Pero esta vez, a ella se le olvidará algo muy importante... ¡y será Samuel quien reirá de último!

Premios en Bolonia

La mujer de la guarda